domingo, 20 de mayo de 2012

Acabo de esconderlo y esta vez de verdad.
Que sí, que lo he escondido antes de que alguien pudiera matar el encanto del secreto.
Ahora es sólo mio, lo he acaparado.

El caso es que sé que si lo dejo a la vista de todos, si me dejo llevar, si fluyo por una puta vez en mi vida, chocaré contra algo, me romperé la nariz, los labios, los dientes... sangraré, lloraré y de todo eso, de todo, sólo me importa lo último.

El dolor físico lo soporto, sabes que puedo con él.

Que sí, que soy una maricona quejica pero sólo porque tú me aguantas, porque se te da bien mandarme a la mierda y me encanta que lo hagas, me encanta que pongas los ojos en blanco, suspires y me tortures, me encanta que creas que soy tan jodidamente cursi, tan tontamente estúpida, tan estúpidamente tonta.

Sabes que una vez que caigo no puedo parar hasta llorar y que, una vez que lo hago, lloro sin parar.
Sabes que huir es una de mis especialidades y que no sé cómo dejar de hacerlo.
Sabes que cuando mejor estoy me echo a correr, como el que desata sus castillos en el aire y los ve volar, largarse, desde abajo.
Sabes... sabes... que no sé lo que quiero, joder, no tengo ni puta idea.

Sé que no quiero caer y joderme el culo, no es que lo vaya a echar de menos es que... terminaré llorando.

Sé lo que no quiero y eso...

Eso no es suficiente.

4 comentarios:

Esther dijo...

Wohhhh has vuelto a escribir. Un honor leerte de nuevo desde ya hace tanto tiempo.

Me ha gustado. Esa sensación de querer y no querer y de saber claramente lo que no se quiere, tan cierta.

Espero que no pongas freno a tu imaginación y sigas escribiendo guapa.

Besos.

La chica triste que te hacía reír dijo...

No deberías apresurarte por saber muchas cosas. Es mejor ignorar y ser feliz.

Shang Yue dijo...

y qué harás con el saber acumulado?
te quitará realmente las ganas de llorar?

Shang Yue dijo...

caiste y te jodiste (con perdón) el culo
estás llorando
o peor aún, en una estética arreglando nariz, boca, dientes...


no me creo que haya sido para nada